La liposucción es un tipo popular de cirugía estética, con la cual se eliminan los depósitos indeseables de grasa en exceso para mejorar la apariencia corporal y pulir los contornos corporales irregulares o deformes.

La ritidectomía también conocida como estiramiento facial es una técnica quirúrgica extremadamente popular que se encuentra entre los diez procedimientos cosméticos más populares hoy en día.

La toxina botulínica, más conocida como Botox, se aprovecha su capacidad de producir parálisis muscular para utilizarla con fines médicos en el tratamiento de ciertas enfermedades neurológicas y en medicina estética para las arrugas de expresión, que es por lo que más se la conoce.

El láser se utiliza, básicamente, para estimular la piel de manera puntual y controlada para lograr un objetivo básico: aumentar la producción de colágeno y así evitar, y en cierta forma revertir, el envejecimiento.

Es considerada como la opción más efectiva para aumentar el volumen mamario, restaurar el volumen natural de los senos, perdido tras el embarazo, cambios de peso o por causa de la edad.