Liposucción – Lipoescultura

XAVIERSANCHEZ - lipo

La liposucción es un tipo popular de cirugía estética, con la cual se eliminan los depósitos indeseables de grasa en exceso para mejorar la apariencia corporal y pulir los contornos corporales irregulares o deformes. Algunas veces, este procedimiento se denomina contorneado corporal.

La liposucción puede servir para moldear las áreas por debajo del mentón, el cuello, los pómulos, la parte superior de los brazos, los senos, el abdomen, los glúteos, las caderas, los muslos, las rodillas, las pantorrillas y los tobillos.

Sin embargo, éste es un procedimiento quirúrgico complicado y puede implicar una recuperación dolorosa. Debido a que la liposucción puede tener complicaciones graves u ocasionalmente mortales, se debe pensar cuidadosamente acerca de la decisión de someterse a esta cirugía.

Para esta cirugía, se utiliza una máquina de liposucción e instrumentos especiales llamados cánulas. El equipo quirúrgico prepara primero el área a ser operada y administra ya sea anestesia general o local. A través de una pequeña incisión en la piel, se introduce un tubo de succión con un punta afilada dentro de los depósitos de grasa y se hace un barrido a través del área donde va a extraerse la grasa. La grasa desprendida se «aspira» a través de un tubo de succión. Una bomba de aspiración o una jeringa de gran tamaño proporcionan la acción de succión. Posiblemente se necesiten varias punciones en la piel para tratar áreas extensas. El cirujano puede abordar las áreas a ser tratadas desde varias direcciones diferentes con el fin de lograr la mejor silueta.

Después de extraer la grasa, se pueden introducir pequeños tubos de drenaje dentro de las áreas ya vacías para retirar la sangre y el líquido que se acumulan durante los primeros días después de la cirugía. Si usted ha perdido bastante sangre o líquido durante la operación, es posible que necesite una reposición de líquidos por vía intravenosa o, en raras ocasiones, una transfusión de sangre.